La Astrología

Astrología, quiromancia, runas, tarot, carta astral, numerología, velas, feng shui y más.

Moderador: Arkantos

La Astrología

Notapor Evil_Khalid » Lun Ago 23, 2004 4:01 pm

ASTROLOGÍA

POR RUBÍ DÍAZ


HISTORIA DE LA ASTROLOGÍA

Desde la antigüedad, el hombre vivía precariamente a cielo abierto, percibiendo la relación entre los fenómenos celestes y los de la tierra.

Se cree que la Astrología tuvo su origen en diferentes regiones del planeta a la vez. Parece ser que los primeros fueron los babilonios, los griegos, los caldeos y los mesopotámicos. Más adelante los chinos, la antigua india y las civilizaciones mayas de centro y Norteamérica desarrollaron otras variedades de Astrología.

Filósofos como Pitágoras y Platón en Grecia, la incorporaron a sus estudios sobre religión y astronomía. La palabra Astrología viene del griego astrom, (estrella) y logos (tratado).

Los Reyes Magos, que fueron guiados por las estrellas hacia Belén, donde ocurrió el nacimiento de Jesucristo, en realidad eran astrólogos que se orientaron en el movimiento de los planetas para saber el lugar y fecha exacta de este acontecimiento.

Hacia el año 1230, San Alberto Magno separó la Astrología de las asociaciones paganas de la época. Concluyó que la Astrología no tenia influencia sobre el alma, sino sobre el cuerpo y la voluntad del ser humano. Santo Tomás de Aquino, teólogo cristiano, tomó las ideas de San Alberto y las concretó mucho más diciendo que al no poseer la Astrología elementos de nigromancia podría ser digna de estudio y complementaria la visión del universo que tenia la iglesia en ese momento.

Lo primero que empezaron a observar y estudiar los astrólogos fue el influjo de la Luna sobre las mareas, la agricultura y las emociones humanas. Poco a poco fueron estudiando los diferentes planetas. Aproximadamente en el siglo XIII se descubrieron cinco planetas, aparte del Sol y la Luna, Venus, Marte, Mercurio, Júpiter y Saturno.

En el siglo XVI la Astrología y la Astronomia se estudiaban como ciencias complementarias. Galileo Galilei y Nicolás Copérnico la incorporaron a sus diferentes tratados. La Iglesia a través de la Inquisición la prohibió y condenó su práctica por creer que era un arte adivinatorio y no una ciencia, ya que estos astrónomos y otros como Kepler sostenían que la tierra giraba alrededor del Sol y no el Sol alrededor de la Tierra como lo aseguraban los católicos de la época.

En 1781 fue descubierto Urano, poco después de la invención del telescopio. Este descubrimiento coincidió con los avances tecnológicos y los profundos cambios sociales de la época. Neptuno fue descubierto en 1846, momento en el cual fue utilizado por primera vez el éter en cirugía y se hizo evidente un marcado interés por las ciencias ocultas o las experiencias espirituales fuera de lo común. En 1930 fue descubierto Plutón, planeta relacionado con los misterios de la vida y la muerte.

Los fragmentos de roca que giran alrededor del sol son llamados “asteroides”. Uno de los mas grandes es Kirón, que los astrólogos modernos han considerado como regente de Virgo, se lo ha relacionado con sanadores y maestros, descubierto en 1977. También se cree que es coregente de Sagitario.

Otro asteroide importante para la Astrología moderna es Ceres, quien era la diosa romana del trigo y los cereales así como de las cosechas. Últimamente se ha descubierto que es la regente de Tauro.

¿QUÉ ES LA ASTROLOGÍA?

La Astrología es a la vez una ciencia y un arte que estudia la influencia de los astros sobre los acontecimientos acerca de la vida en la tierra.

La posición de los astros en el momento exacto del nacimiento de una persona, animal, país, empresa o cualquier otra entidad, tiene gran influencia sobre su personalidad, salud, profesión y por tanto en su destino.

En el sistema heliocéntrico, los planetas, incluida la Tierra, giran alrededor del Sol. Paara el estudio de la Astrología se utiliza el sistema geocéntrico, es decir, los planetas giran alrededor de la tierra.

Un horóscopo se dibuja con circulo llamado la elíptica, que es la trayectoria aparente del Sol a través de esta. El Zodiaco se divide en doce signos o constelaciones de 30 grados cada uno, representadas, la mayoría, por figuras de animales. denominándose cada uno con los siguientes nombres: Aries el carnero; Tauro el toro; Géminis los gemelos "el mono"; Cáncer el cangrejo; Leo el león; Virgo la Virgen "los roedores"; Libra la balanza "la mariposa y el colibrí"; Escorpio el escorpión; Sagitario el centauro; Capricornio la cabra; Acuario el aguador "el adolescente" y Piscis los peces. La palabra zodiaco viene de una palabra griega que significa "faja o figura de animales"

El primer signo del Zodiaco, que es Aries, coincide con el equinoccio de primavera que generalmente comienza el 2 de marzo. Debido a que nuestro calendario no es perfecto y dependiendo de si el año es bisiesto, esta fecha puede cambiar al 19 o 21 de marzo y por tanto modificar el inicio de los demás signos.

Antes de ser modificado el actual calendario, el año empezaba en esta fecha, siendo marzo el primer mes del año. Siguiendo esta secuencia, por ejemplo, septiembre se deriva de séptimo, octubre de octavo, noviembre de noveno, diciembre de diez, enero era el onceavo mes y febrero el doceavo.

La diferencia entre la Astrología y la Astronomía, es que la primera estudia la influencia de los planetas sobre los diferentes acontecimientos de la vida y la segunda estudia la composición, física, color, distancia, posición no sólo de los planetas sino de todo lo que está compuesto el universo, como estrellas, constelaciones y otros.

La palabra horóscopo se deriva de la palabra hora, es por esta razón que los horóscopos de revistas y periódicos tienen muy poca validez ya que se basan solamente en la posición del sol. Gracias a esto es comprensible la desconfianza que generan dichos horóscopo, ya que si esto fuera cierto, todos los Aries se casarían en el mismo día, todos los Leo se ganarían la lotería al mismo tiempo, etc.

Para realizar un horóscopo o una Carta astral completa es indispensable la fecha, hora y lugar de nacimiento exactos. La Carta astral es un mapa en el cielo que se grafica en forma de circulo que representa la tierra y a su alrededor se ubican los planetas.

El primer paso para la levantar este horóscopo es conocer el ascendente, que se calcula con la hora y latitud y longitud del lugar de nacimiento. La posición del mismo marca el punto exacto del signo sobre el horizonte oriental en el momento del nacimiento.

¿QUÉ ES UN HORÓSCOPO O CARTA NATAL?

La palabra horóscopo se deriva de la palabra hora, es por esta razón que los horóscopos de revistas y periódicos tienen muy poca validez ya que se basan solamente en la posición del sol. Gracias a esto es comprensible la desconfianza que generan dichos horóscopos ya que si esto fuera cierto, todos los Aries se casarían en el mismo día, todos los Leo se ganarían la Lotería al mismo tiempo, etc.

Para realizar un horóscopo o una Carta astral completa es indispensable la fecha, hora y lugar de nacimiento exactas. La Carta astral es un mapa en el cielo que se grafica en forma de circulo que representa la tierra y a su alrededor se ubican los planetas.

El primer paso para la levantar este horóscopo es conocer el ascendente, que se calcula con la hora y latitud y longitud del lugar de nacimiento. La posición del mismo marca el punto exacto del signo sobre el horizonte oriental en el momento del nacimiento.

La importancia de una Carta astral radica en la orientación que nos puede brindar acerca de los estudios, la profesión, la salud, la economía, el matrimonio, los padres, los hermanos, los viajes.

Todas las personas o entidades están compuestas de tres signos; El solar, que es el que todos conocemos como nuestro signo, lo da la posición del Sol en el momento de nuestro nacimiento y marca nuestra esencia.

El signo lunar, lo da la posición de la Luna según el día en que nacimos y marca nuestras emociones.

Por último, el más importante es el signo ascendente, que resulta de la hora de nacimiento, dado que los dos signos anteriores marcan nuestra personalidad; éste define la suerte en todas las áreas de nuestra vida.

Por lo anterior, todas las personas tenemos combinaciones diferentes y por lo tanto no tenemos las mismas características ni la misma suerte a pesar de ser del mismo signo solar.

Sería conveniente que todas las personas tuvieran su horóscopo o Carta astral desde pequeñas ya que en ella se reflejan sus estudios, su carrera, su pareja, si le convendría vivir en el extranjero, etc.

Esto es importante puesto que a través de ella una madre puede orientar a sus hijos, no importa la edad, ya que una Carta astral se elabora con la fecha y hora del instante del nacimiento.

En el mapa natal quedan grabadas, para toda la vida, las potencialidades, aptitudes, debilidades, defectos y el carácter de la persona lo que gracias a la consulta con un astrólogo profesional podrá canalizar desde pequeño. Por ejemplo, para la carrera o profesión en que, de acuerdo con la Carta astral, esté destinado a triunfar. Generalmente, los padres vemos en nuestros hijos aptitudes que confundimos con la verdadera vocación, pero no significa que esta sea la profesión en la que van a tener éxito. Ésta es una de las razones por las que muchas personas se desempeñan en una labor diferente para la cual se han preparado.

A través de la Carta astral también es posible conocer y prevenir los problemas de salud mucho antes que aparezcan los síntomas o que estos sean diagnosticados por un médico.

En cuanto a la parte económica, una correcta asesoría astrológica le informará acerca de las posibles inversiones y los negocios que pueden ser más rentables de acuerdo a su signo y a las posiciones planetarias, que en todos los casos son diferentes para cada persona.

En la parte amorosa el astrólogo le puede dar a conocer las afinidades astrológicas que le corresponden a cada caso en particular, la mejor época para cualquier tipo de asociación. Teniendo la Carta astral de las dos personas que se van a unir se puede predecir que tan exitosa será esta unión.
Avatar de Usuario
Evil_Khalid
Divino
Divino
 
Mensajes: 1334
Registrado: Sab Dic 20, 2003 3:42 pm
Ubicación: The Netherrealm

La Astrología

Notapor Evil_Khalid » Lun Ago 23, 2004 4:06 pm

Para mí la Quiromancia y la Astrología no son verdaderas.

La Quiromancia considera el destino como trazado de antemano y eso estaría en contra del libre albedrío divino, donde uno puede modificar ese destino con sus decisiones.

La Astrología se basa en la lectura original de siete planetas, y como ya hay doce planetas descubiertos, con Quaoar, Sedna y otro que tiene siglas, es obvio que el resultado de la lectura de una Carta natal sobre esa base errónea tiene que ser también errónea.

Plutón ha sido siempre un misterio tanto para astrónomos como para astrólogos. Por ejemplo, en 1978 se descubrió Caronte, la luna de Plutón, lo que permitió conocer la masa del conjunto Plutón/Caronte con más precisión y limitar el diámetro de Plutón.

Fue entonces cuando se supo con certeza que Plutón era el más pequeño de todos los planetas del sistema solar, y que había sido descubierto por accidente o "casualidad".

Recientemente, fotografías tomadas por el Hubble han permitido conocer con mas precisión los tamaños relativos de Plutón y de Caronte. El diámetro de Plutón se estima en 2320 Km., el de Caronte en 1137 Km.

Esto significa que Plutón es en realidad un planeta doble, un planeta "binario", y no existe ningún planeta con estas características, que por otro lado son comunes en los asteroides.

Hasta el momento, la luna más grande, comparativamente, era nuestra Luna, con 1/3 del tamaño de la Tierra y 1/81 su masa. Pero el tamaño de Caronte es apenas 1/2 el tamaño de Platón, y su masa 1/6 a 1/12.

Si tomamos en cuenta que el binario Plutón no es un cuerpo aislado, sino que constituye en realidad un gran anillo de cientos de objetos llamados "plutinos", el cuadro comienza a ser muy diferente.

A mediados del 2001 fue descubierto el planeta Ixión, pero como su diámetro es de 1100 Km., es decir, 1/2 del tamaño de Plutón, similar en tamaño a Caronte, muchos no lo consideraron el 10º planeta.

Luego se descubrió a Quaoar, de 1250 Km. de diámetro.

La marca de tamaño establecida por Quaoar fue superada el 19 de febrero de 2004, cuando se anunció el descubrimiento de "2004 DW", otro planeta con un diámetro de cerca de 1600 Km.

No le pusieron nombre y quedó con las siglas.

Tres semanas después esta marca fue a su vez superada por "2003 VB12" al que nombraron Sedna, de 1800 Km.

Entonces, contando a Ixión, Quaoar, 2004 DW y Sedna, hay en realidad 13 planetas destacados, aunque los astrónomos no los consideren a todos así.

Plutón existía durante la Edad Media ya que tiene la misma edad de la Tierra (4 500 millones de años), pero no era tenido en cuenta, como tampoco Urano y Neptuno. Sólo se contaba al Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno... siete "planetas".

A medida que se fueron descubriendo los planetas restantes: Urano, en 1781; Neptuno, en 1846 y Plutón, en 1930... la Astrología quedó desfasada, ya que se fue "acomodando" a los nuevos cuerpos celestes, pero no se hizo más fuerte, sino que "oportunamente" se actualizó.

Y una pregunta concreta de una persona que no supiera del tema sería: Si la influencia de todos los cuerpos celestes hasta ahora descubiertos actúan en mi destino... ¿Qué acierto tenía la Astrología antigua cuando esos cuerpos celestes no habían sido detectados? ¿O no influían por no haber sido descubiertos?

La última pregunta es irónica... y la otra pregunta es: Si los planetas no descubiertos también influyen. ¿Cómo podemos confiar en una "ciencia" que no utiliza la influencias de los astros descubiertos últimamente y los todavía no descubiertos?

Ejemplo: La Numerología trabaja con el nombre, apellido y fecha de nacimiento... y eso es inmodificable... ¿Cómo confiar entonces en una ciencia "modificable" como lo es la Astrología?
Avatar de Usuario
Evil_Khalid
Divino
Divino
 
Mensajes: 1334
Registrado: Sab Dic 20, 2003 3:42 pm
Ubicación: The Netherrealm

Notapor Shiro » Mar Ago 24, 2004 3:03 pm

La Astrología se basa en la influencia de los astros como bien dijiste, pero eso no significa que todos los astros tengan una influencia importante. Como se sa sabe, nuestro cuerpo está mayoritariamente compuesto por agua, eso explica la influencia que tienen la Luna, el Sol y los planetas cercanos. A medida que te alejás de la Tierra (en realidad, de la persona en cuestión), menor es la influencia (el Sol tiene una gran influencia por el tipo de astro y su tamaño). No sé si es tanto el problema con no agregar los planetas más externos, cuya influencia debería ser pequeña. Sin embargo, las constelaciones que representan a los signos zodiacales han cambiado mucho en cuanto a su movimiento, y va siendo hora de que se tome a Ophiucus como un signo ya que está desplazando a Escorpio en la trayectoria de la elíptica (o eso leí).

La Astrología no debería ser tomada como un arte adivinatoria como se pretende, sino es más bien útil a la hora de encontrar tendencias para las personas (tomadas individualmente) y permitirles hacer un mejor uso de sus capacidades. O sea, la Astrología no te va a decir que en tal momento te va a caer una maceta en la cabeza o los números de la lotería (o cuándo los vas a acertar), sino en qué momento te encontrás más propenso a padecer accidentes o cuándo estás en una racha de suerte.
Avatar de Usuario
Shiro
Anunnaki
Anunnaki
 
Mensajes: 1032
Registrado: Mié Ago 18, 2004 1:48 pm
Ubicación: BsAs - Argentina

Notapor Arkantos » Mar Ago 24, 2004 6:17 pm

Estoy de acuerdo con Shiro, la Astrología no es lo que muchos venden actualmente que la ha desprestigiado y hecho bastante daño a esta ancestral disciplina.

No es nada adivinatorio. La astrología sirve simplemente para conocerse mejor a uno mismo. Hace poco tiempo me hicieron una carta astral, yo cuando la terminaron la vi desde un lugar totalmente perspectivo, diciendome: "a ver si le acierta". Pero los resultados fueron sorprendentes y se describían aspectos de mi caracter que eran totalmente acertados con mi persona (Nota: la persona que me hizo la carta astral ni siquiera me conoce).

La astrología no sirve para predecir el futuro, ni nunca lo ha hecho (al menos la verdadera).

Khalid, ¿sabes de algo llamado Zodiaco de Dendera y su antigüedad?
Necesitas adquirir buen karma? Haz CLIC AQUI!
Avatar de Usuario
Arkantos
Khan
Khan
 
Mensajes: 9000
Registrado: Jue May 29, 2003 8:10 pm
Ubicación: El Desierto de lo Real.

El Zodiaco de Dendera

Notapor Evil_Khalid » Mié Sep 01, 2004 6:58 pm

El Zodiaco de Dendera era el cielo raso del techo de una capilla del gran templo de Dendera. Allí está presentado en detalle el estado de las constelaciones en el 50 antes de Cristo.

La pieza del Zodiaco de Dendera llegó a París en 1822, veinte años después de su descubrimiento.

<center>Imagen</center>
Avatar de Usuario
Evil_Khalid
Divino
Divino
 
Mensajes: 1334
Registrado: Sab Dic 20, 2003 3:42 pm
Ubicación: The Netherrealm

Notapor Arkantos » Mié Sep 01, 2004 9:44 pm

"Fue él, el que abrió la Casa de la Enseñanza para Nisaba,
Fue él, el que puso la Tablilla de lapislázuli sobre sus rodillas,
Para tomar consejo de la sagrada tablilla de las Estrellas Celestes".

Bien, ahora ten en cuenta a los sumerios y al misterioso Antiguo Egipto predinástico, miles y miles de años atrás.

Analiza eso, y dime si realmente no conocían los planetas, o por qué consideraban a la Tierra como el séptimo planeta...

O sino ten en cuenta los conocimientos vertidos en ese Zodiaco egipcio que nos llevan miles de años atrás hasta la época de la Atlántida.

Como podrás ver, la astrología es sólo una codificación de conocimientos mucho más ancestrales.

Por cierto, ¿de dónde copiaste el texto de tu primer mensaje?

PD: Me tome la libertad de cambiar la imagen, era muy grande la que habías puesto y no se veía completo.
Necesitas adquirir buen karma? Haz CLIC AQUI!
Avatar de Usuario
Arkantos
Khan
Khan
 
Mensajes: 9000
Registrado: Jue May 29, 2003 8:10 pm
Ubicación: El Desierto de lo Real.

La Astrología

Notapor Evil_Khalid » Mié Sep 01, 2004 10:44 pm

Existe la línea de destino, que es lo que hace la Numerología y también el Tarot, pero como hay libre albedrío uno puede modificar el destino… No hablemos sobre el destino y el libre albedrío desde el punto de vista de Dios porque eso es para debatir… Vamos exclusivamente al punto de vista espíritu y humano. El tiempo corre para todos, o sea que el libre albedrío existe.

Entonces, la Quiromancia es falsa y la Astrología también es falsa en el sentido de que te puede dar pautas fijas de tu destino, ya que no es así porque tienes libre albedrío para determinarlo…La misma Numerología, a la que se considera muy exacta, porque se trabaja con el nombre de la persona, pueda ser modificada por determinado sobrenombre…

El sobrenombre es importante porque indica cómo uno quisiera llamarse. En Argentina, por ejemplo, están los conocidos “Negro”, “Cholo”, “Cacho”, y en Estados Unidos están los conocidos John Doe o John Smith…El John Doe es un seudónimo con el que se designa a las personas desaparecidas.

Es lo que en Argentina sería un N. N. Lo utilizan aquellas personas que quieren pasar desapercibidas, por ejemplo quienes tienen baja estima…

La hora y el día del nacimiento de una persona en relación con los astros tiene una influencia a nivel físico de carácter energético, pero no tiene nada que ver con los planetas sino con una energía.

Cada rotación del planeta, en los 150 millones de kilómetros que existen entre la Tierra y su estrella, el Sol, va barriendo neutrinos solares, va barriendo energías solares y otras partículas subatómicas.

Cuando el espíritu encarna en determinado organismo, la Tierra al orbitar barrió determinado cúmulo energético y eso le puede dar al ser una personalidad, en ese 10 % de espíritu, distinta de su 90 %,.

Siempre en Tauro la Tierra va a estar barriendo determinadas energías en cierta porción de espacio, siempre en Géminis va estar barriendo determinadas energías en cierta porción de espacio, y así sucesivamente.

Cuando uno nace recibe esas determinadas energías...hay otra persona que puede haber nacido el mismo día y a la misma hora que uno pero un año o dos años después, o dentro de los años que fueren, pero va a ser una persona completamente distinta a uno en muchas cosas porque va a tener otros padres, otra crianza, otros hermanos, otras vivencias… Va a tener otro nombre, otra historia…

Entonces, como va a tener otra numerología, como consecuencia va a tener otra manera de ser. Puede haber dos hermanos gemelos que hayan encarnado simultáneamente −digo simultáneamente porque nacen con segundos de diferencia−, en cuyo caso barren la misma energía, y sin embargo son completamente distintos. Ahí te das cuenta que la incidencia de esas energías es relativa.

La Astrología habla de la incidencia de los planetas que rodean a la Tierra, los interiores y los exteriores, y el carácter no tiene nada que ver con los planetas sino con la energía que barre la Tierra al pasar por cada signo.

la Astrología no sabe nada de estas energías que son las verdaderas causantes de las distintas personalidades.

¿Por qué algunas Cartas natales son tan precisas en cuanto al carácter de la persona? Porque los cálculos astrológicos que hacen, en razón de incluir también a la órbita terrestre en base al Sol, al hacer mapas solares sin querer aciertan. Entonces pueden indicar una personalidad similar a la que uno tiene con esos cálculos astronómicos.

La personalidad no es por incidencia de los planetas, ni por las casas ni demás sino porque, cuando uno nace la Tierra barrió determinado segmento energético y ese segmento energético afectó de alguna manera el decodificador físico…

En Astrología se dice que la hora de nacimiento te marca el ascendente.

El Zodíaco existe, pero es una invención de la Astronomía, no de la Astrología. El Zodíaco significa esto: los antiguos astrónomos −astrónomos y no astrólogos, porque estamos hablando de telescopios− veían dibujos en el cielo formado por las estrellas…los imaginaban.

Veían que determinadas estrellas formaban un carnero y le pusieron Aries, veían que otras estrellas dibujaban un toro, entonces le pusieron Tauro, veían que otras estrellas dibujaban dos gemelos abrazados y entonces le pusieron Géminis, a la cuarta un cangrejo−Cáncer−, a la quinta un León −Leo−, a la sexta una mujer delgadita que decían que era una virgen −Virgo−, a la séptima una balanza −Libra−, y así sucesivamente.

Donde existen en realidad los signos del Zodíaco es en el mapa astronómico, no en el astrológico: Aires, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis…
Existen, pero como puntos astronómicos… Hay muchos más que están fuera del Zodíaco: la Cabellera Solar, la Cruz del Sur, el Can Mayor, Sirio, Alfa del Can Mayor, pero son dibujos creados por la mente de los astrónomos nada más, en la realidad no existen.
¿Cómo van entonces a afectar si además esos signos son dibujos formados por estrellas a decenas del años luz de la Tierra?
La cuestión de que tal nacimiento en tal día es Tauro, tal otro día es Escorpio, etc., tiene origen en la Astronomía y no en la Astrología…
Eso lo tomó la Astrología de la Astronomía, porque la Astronomía dice que de tal día a tal día está en el cielo tal dibujo, en tal mes está en el cielo tal dibujo, y así por el estilo. La Astronomía es milenaria, no así la Astrología.

Lo que ocurre es que como antes no existía la Astronomía porque no existían los telescopios, los sabios antiguos se llamaban “astrólogos”, no astrónomos…

La Astrología no es exacta, la ciencia exacta es la Astronomía.
La Astrología no sólo no es exacta sino que es falsa…

Linda Goodman escribió libros que maravillosos sobre los signos del Zodíaco y el carácter porque tuvo la habilidad de ir estudiando los carácteres de los distintos consultantes que tenía y los anotaba. Cada signo tiene en común determinadas cosas. El barrido de energías hace una marca en el decodificador y ya le da al encarnado la personalidad de por vida.

Los astrónomos no tienen en cuenta lo que los astrólogos sí tienen en cuenta…Los astrónomos saben que hay barrido de energías, pero jamás van a reconocer que ese barrido de energías va a afectar biológicamente el decodificador humano.

El signo Tauro podría haberse llamado “Hormiga” y el resultado sería el mismo; el nombre no tiene nada que ver. Los nombres son simplemente la representación imaginaria de dibujos estelares que hicieron los astrónomos de la antigüedad.

Las características de un signo no rigen durante todo un mes. Fíjate que el período se divide en tres decanatos y cada decanato puede tener una característica aparte.

Los barridos de energía son siempre los mismos, son siempre constantes a pesar de que la Tierra no recorre siempre el mismo espacio…así como durante 4500 millones de años la Tierra giró en un mismo lugar, en un mismo espacio, alrededor del Sol, esta afirmación es relativa, porque a su vez el Sistema Solar también se mueve en el brazo de la Galaxia, o sea que en definitiva la Tierra no está siempre moviéndose en el mismo espacio.

Y la Galaxia también rota y también lo hace la Vía Láctea. Pero los barridos siempre son similares porque los neutrinos y los fotones que envía el Sol siempre van a ser los mismos en cada momento.

A lo que el decodificador recibe del barrido energético también hay que agregarle las propias características de la persona, el lugar donde nació, la raza, sus padres, sus hermanos… y el ego que pueda tener.

El ascendente es otra cosa. El ascendente es la hora. Y la hora de nacimiento también es importante porque marca un barrido especial, porque es cuando el barrido empieza. Es decir que el ascendente marca más que el propio signo. porque el ascendente representa el momento en que el espíritu toma la energía.

El espíritu encarna casi nueve meses antes de nacer. La pregunta entonces es: ¿por qué el barrido energético afecta recién cuando el bebé nace, es decir cuando la madre da a luz? Porque antes del nacimiento el bebé está protegido por el líquido amniótico de la placenta, del mismo útero, y entonces es como que ese barrido energético no le llega.

De alguna manera está protegido por las vibraciones áuricas de la madre. El aura de la madre vibra y esa vibración impide que ese barrido energético se filtre, y por eso se empieza a contar desde que el bebé nace, a pesar de que el espíritu encarnó cuando ya era feto.

Ese barrido energético recién influye a partir de que el bebé se exterioriza.

No cuando el espíritu encarna sino cuando nace…

Se dice que los neutrinos atraviesan todo tipo de superficies…y por lo tanto también atraviesan la placenta y el líquido amniótico, pero no lo hacen en tanta medida como en el nacimiento en razón de la protección mencionada. Por eso se cuenta a partir de éste.

Pero a su vez hay otros elementos, como partículas subatómicas, como fotones, que son los fotones de luz, y otros, amniones, que llegan hasta el bebé cuando nace y le marcan su decodificador.

Los animales también son influidos de la misma manera, desde el momento que esa barrida energética afecta al decodificador humano también afecta al decodificador de los animales. Un gato que nace en marzo no es lo mismo que un gato que nace en septiembre.

El texto del primer mensaje está en la página del Grupo Elron, fue hecho por Rubí Díaz.
Avatar de Usuario
Evil_Khalid
Divino
Divino
 
Mensajes: 1334
Registrado: Sab Dic 20, 2003 3:42 pm
Ubicación: The Netherrealm

Notapor Arkantos » Jue Sep 02, 2004 12:55 pm

Perdón, ¿pero estás enterado que en la antigüedad la astronomía y la astrología eran una sola y no existía división entre ellas? Estas diciendo que no eran astrólogos pero no es así.

Opino que todo afecta todo, ya que existe una conexión entre todas las cosas. Y los astros no son la excepción.

Hay muchas ciencias antiguas cuyos orígenes se encuentran en el esoterismo y la magia. Y como tales encierran muchos conocimientos que van más allá de nuestra mente.

A continuación cito un texto de mi amigo Gustavo Fernández que puede aclararte lo que aparentemente no sabes, es algo extenso, pero recomiendo leerlo por completo:

Gustavo Fernández escribió:Recuerde que además de existir un Destino (hay cosas que no podemos elegir, como cuándo o dónde nacer) existe un Libre Albedrío (o “Albedrío” a secas, que significa, precisamente, libre elección, con lo cual “libre albedrío” sería una redundancia) es decir, la capacidad de influir en nuestras vidas. Los astros inclinan pero no obligan, supo escribir Shakespeare. Esto lo comprenderá mejor si acepta que lo que llamamos “destino” en realidad son las Tendencias Dominantes, es decir, lo que pasaría de no hacer usted nada por evitarlo. Pero a partir del momento en que decide cambiar algo –por ejemplo, una predicción negativa- puede comenzar a escribir una nueva historia. No tiene ningún valor espiritual anticipar algo que no se puede cambiar: si es una mala noticia, le condenaríamos a sufrirlo en cómodas cuotas por anticipado, y si es buena, “desactivamos” la felicidad que de otro modo sobrevendría cuando ello ocurriera.

Una de las razones habitualmente esgrimidas por los escépticos para denostar a la ciencia astrológica es, aunque parezca un mero juego de palabras, precisamente lo que emana de las líneas que anteceden, es decir, que ningún concepto de cientificismo puede compatibilizar con las propuestas astrológicas. De hecho es extremadamente difícil encontrar, por lo menos en los estratos académicos del “establishment” científico, un profesional que acepte dedicar cierta dosis de duda racional –o debería decir “razonada”- a esta disciplina, y si bien el primer pecado de tales denostadores pasa por su absoluto desconocimiento de textos, fundamentos, filosofías y técnicas astrológicas, se suele decir que el mismo despropósito de su existencia invalida cualquier merecimiento de atención que pudiera brindársele.

En realidad, deberíamos convenir que sólo merece considerarse una actitud respetable –intelectualmente hablando- el rechazar una propuesta cuando la misma ha sido debidamente examinada y se han señalado, más allá de toda duda posible, sus errores metodológicos. Y, en consecuencia, sólo quien se haya especializado en una determinada técnica tiene derecho a señalar los errores –reales o supuestos- de la misma, precisamente porque la conoce hasta sus mínimos detalles. Consideremos, como ejemplo, otra rama del saber cualquiera: por ejemplo, la Medicina. Si de hablar de sus desaciertos se trata –y, en lo que respecta a la occidental y alopática, vaya si los tiene- seguramente estaría muy mal visto que se dedicara a criticarla un astrónomo, un botánico o un físico. Sólo los médicos tienen derecho a hablar (bien o mal) de la misma. Es obvio.

¿Es obvio?.

Con la Astrología vemos que ello no ocurre, ya que astrónomos, matemáticos, médicos, cualquier doctorado se cree habilitado para opinar –generalmente en forma pésima- sobre la misma. Y si se me permite, no creo que realmente aquellos sepan mucho sobre el tema.

Tomemos el caso de los astrónomos. Su conocimiento de las características físicas y comportamiento mecánico de los astros no los habilita para incursionar en un terreno netamente esotérico –en el buen sentido de la palabra- como es el que nos ocupa. Ya que si bien algunas de sus afirmaciones son ciertas poco le hace a la Astrología correctamente entendida.

Es cierto, como ellos suelen señalar, que las constelaciones no son las mismas hoy que hace cinco mil años por lo que, por ejemplo, el Aries de aquél entonces corresponde estelarmente al Tauro de hoy y así sucesivamente, como consecuencia natural de la precesión de los equinoccios. También es cierto que los planetas –salvo el sol y la Luna, el primero por su masa y la segunda por su proximidad- no influyen ni gravitatoria ni energéticamente en los seres humanos; bien decía Carl Sagan que, en el aspecto gravitatorio, seguramente influía en un recién nacido más la masa del médico obstetra que la de Marte, por caso. Y que aún en el caso de la influencia de un planeta cualquiera sobre el ser humano, determinadas condiciones planetarias deberían afectar a todos loas hombres exactamente por igual, y no favorablemente a unos y desfavorablemente a otros, según el momento y lugar de nacimiento de cada uno. Así, si Marte –para seguir con el ejemplo- está “mal aspectado” debería estarlo por igual para todos los seres humanos, si de influencias físicas o energéticas se trata, y no acentuadamente para tal o cual signo.

Pero en realidad debemos convenir que tales críticas sólo son aceptables si se desconocen los verdaderos fundamentos de la Astrología cosa que por cierto es en la que incurren muchos supuestos cultores de esta disciplina; lo que quizás explique los graves errores que en nombre de aquella se cometen reiteradamente. Claro que, al igual que en muchos otros campos del saber humano, en esta ocasión la culpa no es de la Astrología sino de los astrólogos. O, al menos, de algunos de ellos.

Esto se comprenderá más fácilmente en el momento de explicar que la filosofía hermética de la arcana Astrología enseña que cuando se habla de Marte, Luna, Mercurio, etc., en realidad no se está hablando de los cuerpos físicos que conocemos astronómicamente con tales nombres, sino de sus correspondencias simbólicas expresadas –si ustedes gustan de los términos psicologistas- en el Inconsciente Colectivo de la humanidad, basándose en el Principio de Correspondencia, piedra basal de la estructura intelectual ocultista.

Según el mismo, como escribiéramos anteriormente, el Universo es una multiplicación de sucesiones holísticas; lo que es lo mismo que decir que la parte de un Todo es igual, microcósmicamente hablando, a ese Todo. Así, como he analizado en otra parte, toda la naturaleza tiende a demostrar que cada elemento se refleja en mayor o menor proporción en el sistema que le rodea pero del cual es también parte indivisible: la palma de la mano refleja su vida, su carácter y su salud, esta última también visible en la planta del pie (“reflexología”) o en el pabellón de las orejas (“auriculoterapia”) y, a fin de cuentas, así como el sistema en el que vive el hombre (la Tierra) es un setenta por ciento agua y un treinta por ciento materia sólida, él mismo es también un setenta por ciento líquido y el resto materia sólida.

Como la moderna psicología ha demostrado, el Inconsciente Individual de cada habitante del planeta, más allá de acumular y reflejar las vivencias particulares de cada persona, forma parte de un gigantesco entramado que conocemos como Inconsciente Colectivo. La Ley de Correspondencia enseña que no sólo los arquetipos del Inconsciente Colectivo se reflejan –corresponden- con los del Individual, sino que también todo lo que existe físicamente en el Universo debe existir en otros planos, tales como el astral –sobre cuya hipotética realidad hemos discutido en otro punto- el energético y –atención- el psíquico. De manera tal que el Inconsciente Colectivo contiene también imágenes arquetípicas, simbólicas, que se corresponden con la naturaleza –esotéricamente hablando- de Marte, Mercurio, etc. Esto se comprenderá mejor si retornamos al evidente ejemplo de los cuatro elementos constituitivos del mundo: Aire, Agua, Tierra y Fuego. Según enseñaban los antiguos Maestros, todo cuanto conocemos se compone de cuatro elementos y sólo esos cuatro ya indicados. Podemos cometer el grosero error de pensar que esos filósofos creían que la tierra, el agua, el aire y el fuego formaban al mundo, y así caeremos en el olvido de que ellos en realidad se referían a categorías en las cuales esos elementos llamados “tierra” (si pensamos en la que pisamos), “agua” (la que fluye por los ríos), “fuego” (el de la hoguera) y “aire” (el que respiramos) no son en realidad sino la expresión más grosera, más material, de unos cuatro primeros principios elementales de los que esos gases, líquidos o materias son apenas una de sus manifestaciones. Así, cada elemento representa en realidad un conglomerado de conceptos o, más correctamente, entes teleológicos. Por ejemplo, al “fuego” se asocia, sí, el fuego de los fósforos, pero al “fuego” corresponde también el abstracto concepto de “peligro”, algunos signos zodiacales (Aries y Leo, por ejemplo), el color rojo, ciertas notas musicales, etc. De esta manera, el Marte al que se refiere la Astrología en una circunstancia dada, es a la correspondiente simbólico-astrológica propia del Inconsciente Colectivo y proyectado microcósmicamente en el Inconsciente Individual del sujeto de referencia, del Marte astronómico.

En el momento del nacimiento, la carta natal establece cuál era el aspecto del cielo en ese punto del continuun espacio-temporal que es original y con características propias e irrepetibles pues, por caso, sólo habrá un Juan Antonio Pérez nacido en buenos Aires el 17 de setiembre de 1944 a las 05.33 hs y sólo uno. Habrá otros Juan Pérez, u otros individuos nacidos en ese lugar o ese momento, pero sólo uno que reúna todas esas características.

En consecuencia, la matriz astrológico-simbólica inmanente al Inconsciente Colectivo (reflejo correspondiente y microcósmico, recordemos, de los aspectos físico-astronómicos que el Universo que nos rodea va adoptando en ese momento) coexistente en ese punto, se proyecta holísticamente al Inconsciente Individual del bebé. En consecuencia, las variaciones sidéreas del cosmos provocarán variaciones semióticas en el Inconsciente Colectivo y las correspondiente en el Inconsciente Individual de cada hombre, modificadas por la variable particular de la matriz astrológica del momento de nacimiento, redundarán en conductas (provocadas obviamente por motivaciones, aunque en este caso no de índole vivencial personal) diferentes para cada sujeto. De allí otra correspondencia: si bien idénticos signos tienen, a “grosso modo”, posibilidades parecidas (como las biotipologías humanas indican respuestas psicológicas similares), los detalles de un horóscopo (situación de la Luna, aspectaciones, planetas retrógrados, etc.) implican eventos con apreciables diferencias (como la educación, el arrastre cultural y otros contenidos hacen que dos biotipologías no discurran necesariamente por los mismos caminos).

De todo esto se desprende la clave fundamental de la Astrología que no supo ser comprendida, insisto, aún por muchos astrólogos: nuestro campo de estudios se alimenta de datos astronómicos, pero concluye sobre procesos simbólicos y psicológicos.

En este sentido, entonces, hasta los aspectos más burdamente criticados de la Astrología adquieren la fuerza de la verdad: es egocéntrica en una época donde este concepto ptolemaico está completamente caduco y es correcto que lo sea ya que para el hombre, psicológicamente hablando, él es el mismo centro del universo. Es determinista en la medida que, como enseña la Psicología, los impulsos y vivencias básicas del individuo inclinan su existencia en un determinado sentido, requiriéndose un esfuerzo no menor al necesario para variar la presión de las estrellas para oponerse a su tendencia.

Por otra parte, la crítica enunciada al principio, en el sentido de la retrogradación de las constelaciones zodiacales carece de aplicación en el tema que nos interesa ya que, aunque este dato importantísimo sea ignorado aún por la mayoría de la gente (defensores o detractores), signo zodiacal y constelación zodiacal no son la misma cosa. En efecto, mientras que una constelación es un agrupamiento hipotético de estrellas que conforman (con mucha imaginación, ciertamente) una figura en el cielo, y es dicha constelación zodiacal cuando se ubica sobre la circunferencia de la eclíptica (o ruta aparente del Sol en el cielo), un signo zodiacal es un espacio vacío de treinta grados a ambos lados del eje de rotación del plano de la eclíptica. Las constelaciones, en consecuencia, pueden variar, retrogradar por el movimiento de precesión de los equinoccios, cambiar su configuración o su cantidad. De hecho, es lo que ocurrió recientemente con el “descubrimiento” de una nueva, la Araña, y que llevó a que los improvisados de siempre hablaran y escribieran sobre la “hecatombe de la Astrología a la que al haberle aparecido un nuevo signo, echa por tierra las especulaciones sobre los otros doce” y que, como vimos, nada tiene que ver con los signos clásicos, ya que estos, al ser espacios “en blanco” en el firmamento, permanecen constantes. El hecho de que constelaciones y signos lleven los mismos nombres se debe a la coincidencia espacial que tuvieron en los albores de esta disciplina, seis mil años atrás, y que facilitaba su identificación.

Indudablemente, reconsiderar las enseñanzas, métodos y conclusiones de la Astrología a la luz de estas consideraciones modificaría, susceptiblemente, el punto de vista habitualmente escéptico y dogmático con que la comunidad científica observa estos conocimientos.
Necesitas adquirir buen karma? Haz CLIC AQUI!
Avatar de Usuario
Arkantos
Khan
Khan
 
Mensajes: 9000
Registrado: Jue May 29, 2003 8:10 pm
Ubicación: El Desierto de lo Real.

Notapor TeC_CeRRaDo » Jue Sep 02, 2004 1:22 pm

Arkantos escribió:Hay muchas ciencias antiguas cuyos orígenes se encuentran en el esoterismo y la magia. Y como tales encierran muchos conocimientos que van más allá de nuestra mente.


Lo Acabas de decir:

1) Era una CIENCIA antigua, quizas tan ciencia como la que hoy conocemos.

2) Ahora son esoterismo y magia. Obviamente, y perdonen que lo repita, desacreditada por la maldita iglesia catolica, siempre encargada de destruir mas que de crear.

3) Encierran muchos conocimientos. El hombre lleva en la tierra "pensando y descubriendo" muchos mas milenios de los que creemos y ese conocimiento no se ha perdido, se ha traspasado a travez de nuestros genes y nos ha hecho lo que somos ahora. Es de esperarse que con el transcurso de los años todo ese conocimiento que hoy no esta al alcance de nuestras mentes, pueda acercarsenos y hacernos ver que "la magia" no es tan magia, sino que es ciencia y esta presente en cada momento de nuestras vidas...

Saludos!
<center>"Viendo Tec y Centinela que no conseguían nada, sino que el tomulto aún crecía, tomaron agua y se lavaron las manos delante del foro diciendo: nosotros no somos responsables de estas teorías; vosotros mismos."
</center>
Avatar de Usuario
TeC_CeRRaDo
Anunnaki
Anunnaki
 
Mensajes: 1253
Registrado: Mié Jul 07, 2004 4:01 pm
Ubicación: Santiago, Chile

Notapor bor » Sab Sep 11, 2004 2:16 pm

No creo en la astrologia, ni tiene ninguna base cientifica, asi mismo nunca se ha demostrado que la posicon de los planetas y la luna tengan mas efecto sobre el ser humano que el de las estaciones y las dias y las noches (te arbigas mas o menos, y te duermes o paseas por la calle)

La astrologia no afecta en nada decia Evil_Khalid algo de las energias solares y demas cosmicas, pues si tenemos en cuenta que a la distancia que tiene mi cabeza del depsertador el campo magnetico del trasformdor es mas fuerte que el de la tierra y todas las particulas solares que me atraviesa.... asi mismo cuando encedemos un enchufe y cuando nos hacemos una resonacia magnetica estamos recibiendo un campo amgnetico 5000 veces superior al que genera la tiera.....

si exitiera efectos sobre estas energias se notaria de una mnera barbara ahora no hay ese efecto

por ciero el zodiaco y la astrologia estan relacionados enteramente, los `planetas que estudia la astrologia se situan siempre cerca de ua linea llamada ecliptica, que por donde psa el sol durante el dia, por donde pasa la luna por la noche y la unica linea donde transitan los planetas (mas o menos ceñidos a la misma) segun la astrologia si marte esta escorpio pues ua infulencia y si esta en sagirtario otra.

Relamente nuestro signos del zodiaco es la constelacion donde estaba sol en el instante de nacer, cosa que no coincide con el calendario del zodiaco por ejemplo yo soy piscis segun el zodiaco naci el 21 de febrero pero cuando naci el sol estaba en acuario

asi mismo conozco una chica que cuando nacio el sol estaba en offfiocu, y en escorpio el sol solo esta 10 dias al año cuando segun el horoscopo deberia estar un mes... ¿por que no tiene ne cuenta eso la astrologia? yo lo se, pero no lo voy a decir simplemtne decir que mireis vuestro signos del zodiaco por que seguro esta mal

saludetes
bor

Hechos extraordinarios, requieren evidencias extraordinarias.
Avatar de Usuario
bor
Emperador del Saber
Emperador del Saber
 
Mensajes: 720
Registrado: Lun Ago 11, 2003 11:32 am

Notapor Centinela » Sab Sep 11, 2004 2:42 pm

En realidad, de siempre ha habido en el cielo 13 constelaciones (las 12 que conocemos + el ofiuco), pero por algún motivo, los antiguos decidieron dejar solo 12. (seguro que muchos estamos pensando en el mismo motivo).

El caso es que había que quitar una constelación, y ya puestos a quitar, mejor librarse del ofiuco, que como podréis comprobar es curiosamente la serpiente.

Yo tampoco creo en la astrología, pero me fascina el conocimiento que tenían los antiguos del cielo.
Centinela
Emperador del Saber
Emperador del Saber
 
Mensajes: 761
Registrado: Sab Dic 13, 2003 3:21 pm
Ubicación: Monkey Island

Notapor bor » Sab Sep 11, 2004 4:02 pm

pues hay un motivo astronomico por el cual en las constelaciones del zodiaco no esta incluida offiuco y no es lo que comentabas centinela ¿a alguien se le ocurre por que es?

saludetes
bor

Hechos extraordinarios, requieren evidencias extraordinarias.
Avatar de Usuario
bor
Emperador del Saber
Emperador del Saber
 
Mensajes: 720
Registrado: Lun Ago 11, 2003 11:32 am

Notapor Centinela » Sab Sep 11, 2004 8:35 pm

Supongo que te refieres al fenómeno de la precesión.

Pero teniendo en cuenta que las constelaciones son agrupaciones visuales de estrellas, aquellos que inventaron el zodíaco podían haberse imaginado perfectamente no 12 ni 13, sino 4 o 79 signos zodiacales. Y es ahí donde está el meollo de la cuestión.

El estudio de los signos zodiacales no es una ciencia exacta. Vamos, ni siquiera es una ciencia. Por eso, para tratar de comprender su funcionamiento no basta con aplicar conocimientos y hechos racionales, sino que hay que ponerse en el lugar de las gentes de aquella época, y tener en cuenta que la religión estaba omnipresente en todos los aspectos de la vida cotidiana, incluso los más insignificantes.

Insisto, no creo en la astrología, pero para comprenderla hay que tener un poco de empatía y mirarla con una perspectiva diferente.
Última edición por Centinela el Sab Sep 11, 2004 9:31 pm, editado 1 vez en total
Centinela
Emperador del Saber
Emperador del Saber
 
Mensajes: 761
Registrado: Sab Dic 13, 2003 3:21 pm
Ubicación: Monkey Island

Notapor bor » Sab Sep 11, 2004 9:28 pm

Exacto centinela, la precesion hace que varien las contelaciones zodiacales,.

Lo de la religion.... religion y sabiduria siempre estan reñidas, los sabios nunca se tragan las historias de dioses ni santos por lo que los que conocian la precesion seguramente no pintabam nada en otro tipo de cuestiones

saludetes
bor

Hechos extraordinarios, requieren evidencias extraordinarias.
Avatar de Usuario
bor
Emperador del Saber
Emperador del Saber
 
Mensajes: 720
Registrado: Lun Ago 11, 2003 11:32 am

Notapor Centinela » Sab Sep 11, 2004 9:32 pm

Vaya, creo que he editado al mismo tiempo que tú posteabas.

O eso, o es que el espacio-tiempo es curvo y nos está jugando una mala pasada. :D
Centinela
Emperador del Saber
Emperador del Saber
 
Mensajes: 761
Registrado: Sab Dic 13, 2003 3:21 pm
Ubicación: Monkey Island

Siguiente

Volver a Ciencias alternativas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado



cron