El Mito de Jesus

Mitos, leyendas y ritos de todas partes del mundo.

Moderador: Arkantos

El Mito de Jesus

Notapor NECORA » Vie Oct 15, 2004 10:03 pm

En este post trataré de hacer una recopilación de la información que aparece en el libro "Los Misterios de Jesús. El origen oculto de la religión cristiana" de Timothy Freke y Peter Gandy. Libro también recoge los trabajos de multiples autores y estudiosos de este tema.

Advierto a los aferrimos creyentes de la religión católica, así como a los seguidores de Jesus, que los textos que pondré pudieran herir su sensibilidad, pero al tiempo les invito a que habrán su mente y descubran los verdaderos orígenes de sus creencias.
Última edición por NECORA el Vie Oct 15, 2004 10:22 pm, editado 1 vez en total
<center>Imagen</center>
Avatar de Usuario
NECORA
Anunnaki
Anunnaki
 
Mensajes: 1142
Registrado: Vie Oct 10, 2003 6:25 pm
Ubicación: Toledo ( España )

Notapor NECORA » Vie Oct 15, 2004 10:15 pm



<center> O=1

Dios nos hizo sabios, pero nosotros no lo sabemos, por que Dios es sabio.
</center>
Última edición por NECORA el Vie Oct 15, 2004 10:29 pm, editado 4 veces en total
<center>Imagen</center>
Avatar de Usuario
NECORA
Anunnaki
Anunnaki
 
Mensajes: 1142
Registrado: Vie Oct 10, 2003 6:25 pm
Ubicación: Toledo ( España )

Notapor NECORA » Vie Oct 15, 2004 10:20 pm

<center>Jesús dijo: «A aquellos que son dignos de mis misterios les digo mis misterios».
El Evangelio de Tomás
</center>


En el lugar donde hoy está el Vaticano había en otro tiempo un templo pagano. En él celebraban los sacerdotes paganos las ceremonias sagradas que los primitivos cristianos encontraron tan turbadoras que intentaron borrar toda huella de que alguna vez se hubieran oficiado. ¿En qué consistían estos espantosos ritos paganos? ¿Quizá eran sacrificios horripilantes u orgías obscenas? Así nos lo han hecho creer. Pero la verdad es mucho más extraña que esta ficción.
Donde actualmente se reúnen los fieles para venerar a su Señor Jesucristo, los antiguos rendían culto a otro dios hombre que, al igual que Jesús, había nacido milagrosamente el 25 de diciembre ante tres pastores. En este antiguo santuario los fieles paganos glorificaban a un redentor que, al igual que Jesús, había subido al cielo después de prometer que volvería al final de los tiempos y juzgaría a los vivos y a los muertos. En el mismo lugar donde el Papa celebra la misa, los sacerdotes paganos celebraban un ágape simbólico consistente en pan y vino en memoria de su salvador, que, al igual que Jesús, había declarado: «Aquel que no coma de mi cuerpo ni beba de mi sangre, para ser uno conmigo y yo con él, no conocerá la salvación.

Nos han educado en una cultura que presenta el paganismo y el cristianismo como perspectivas religiosas totalmente antagónicas. ¿Cómo podían explicarse unas semejanzas tan asombrosas?

El cristianismo no fue una revelación nueva y excepcional, sino que en realidad fue una adaptación judía de la antigua religión histérica de los paganos.

Los místicos y los estudiosos del Renacimiento ya veían los orígenes del cristianismo en la antigua religión egipcia.

En toda tradición mistérica había misterios exteriores o exotéricos que eran mitos que todo el mundo conocía y rituales en los que podía participar quien lo deseara. Había también misterios interiores o esotéricos que eran u secreto sagrado que sólo conocían quienes se sometían a un intenso proceso de iniciación. A los iniciados en los misterios interiores se les revelaba el significado místico de los rituales y los mitos de los misterios exteriores, lo cual llevaba consigo la transformación personal y la iluminación espiritual.

Los filósofos del mundo antiguo eran los maestros espirituales de los misterios interiores. Eran místicos y taumaturgos, más parecidos a gurús hindúes que a sesudos sabios. Por ejemplo, hoy recordamos al gran filósofo griego Pitágoras por su teorema matemático, pero pocas personarse lo se lo imaginan como era en realidad: un sabio extravagante que, según creían sus contemporáneos, era capaz de calmar milagrosamente los vientos y resucitar a los muertos.

En el centro de los misterios había mitos relativos un dios hombre que moría, resucitaba y tenía muchos nombres diferentes. En Egipto era Osiris; en Grecia, Dioniso; en Asía Menor, Atis; en Siria, Adonis; en Italia, Baco; en Persia, Mitra. En lo fundamenta, todos estos dioses hombre son el mismo ser mítico.

A partir del siglo V a.n.e., filósofos como Jenófanes y Empédocles se habían burlado de la costumbre de interpretar en sentido literal las historias de dioses y diosas. A su modo de ver, eran alegorías de la experiencia espiritual del ser humano. Así pues, los mitos de Osiris-Dioniso no deben verse como cuentos fascinantes y nada más, sino que deben considerarse un lenguaje simbólico que expresa de forma cifrada las enseñanzas místicas de los misterios interiores. Por esta razón, el mito de Osiris-Dioniso sigue siendo esencialmente el mismo, aunque diferentes culturas hayan ampliado y adaptado sus detalles a lo largo del tiempo.


Los diversos mitos de los distintos dioses hombre de los misterios comparten lo que el gran mitólogo Joseph Campbell llamó «la misma anatomía». era posible_construir la supuesta biografía de Jesús partiendo de temas míticos que antes se relacionaban con Osiris-Dioniso:

— Osiris-Dioniso es Dios hecho carne, el salvador e «Hijo de Dios».
— Su padre es Dios y su madre es una virgen mortal.
— Nace en una cueva o en un humilde establo el 25 de diciembre ante tres pastores.
— Ofrece a sus seguidores la oportunidad de nacer de nuevo por medio de los ritos del bautismo.
— Convierte de forma milagrosa el agua en vino en una ceremonia nupcial.
— Entra triunfalmente en la ciudad montado en un pollino mientras la gente agita palmas en su honor.
— Muere en tiempo de Pascua como sacrificio por los pecados del mundo.
— Después de morir desciende al infierno y luego, al tercer día, resucita de entre los muertos y asciende glorioso al cielo.
— Sus seguidores esperan que regrese para juzgar a los hombres en el fin de los tiempos.
— Su muerte y su resurrección se celebran con un ágape ritual consistente en pan y vino que simbolizan su cuerpo y su sangre.

¿Por qué no todo el mundo conoce estas notables semejanzas? Porque, la primitiva Iglesia romana hizo cuanto pudo para ocultarlas.

Los críticos paganos del cristianismo, tales como el satírico Celso, se quejaban de que la nueva religión no era más que un reflejo pálido de sus propias enseñanzas antiguas. Estas críticas llenaron de inquietud a los primeros Padres de la Iglesia, como Justino Mártir, Tertuliano e Ireneo, y los empujaron a recurrir a remedios extremos, entre ellos la afirmación de que las semejanzas eran fruto de la «imitación diabólica». Utilizando uno de los argumentos más absurdos de todos los tiempos, acusaron al diablo de «plagio por anticipado», de copiar arteramente la verdadera historia de Jesús antes de que sucediese en realidad en un intento de engañar a los crédulos.

Otros comentaristas cristianos han afirmado que los mitos de los misterios eran como «ecos anticipados» de la venida literal de Jesús, como una especie de premoniciones o profecías.

A menudo se considera que el nacimiento virginal, por ejemplo, fue una añadidura extraña que no debe interpretarse literalmente. Estos temas se «tomaron prestados» del paganismo de la misma forma que las fiestas paganas se adoptaron como días de los santos cristianos. Esta
teoría es común entre los que buscan al Jesús “verdadero” escondido bajo el peso de escombros mitológicos acumulados.

Ni siquiera las enseñanzas de Jesús eran origínales, ¡sino que los sabios paganos se anticipado a ellas.

Los gnósticos

La antigua comunidad cristiana se componía de todo un espectro de grupos diferentes. En líneas generales, estos grupos podrían dividirse en dos escuelas distintas. Por un lado estaban los literalistas, denominados así porque los define el hecho de interpretar la historia de Jesús como la crónica literal de acontecimientos históricos. Fue esta escuela del cristianismo la que adoptó el imperio romano en el siglo IV d.n.e y la que devino el catolicismo romano y todas sus variantes. Y también había otros cristianos totalmente distintos: los llamados “gnósticos”

[A estas dos líneas se las suele denominar cristianos ortodoxos o católicos y gnósticos, respectivamente.]

Más adelante la iglesia romana literalista persiguió a estos cristianos hasta que desaparecieron. De hecho la persecución y destrucción de sus textos fue tan concienzuda que se conservan sólo un puñado de textos gnósticos originales.

Un campesino árabe encontró una colección de evangelios gnósticos escondida en una cueva cerca de Nag Hammadi, en Egipto. Gracias a ello, los estudiosos pudieron examinar muchos textos que circulaban entre los primitivos cristianos pero que fueron excluidos deliberadamente del canon del Nuevo Testamento: evangelios atribuidos a Tomás y Felipe, textos que dejaban constancia de los hechos de Pedro y los doce apóstoles, Apocalipsis atribuidos a Pablo y Santiago, etc.

Al estudiar los evangelios gnósticos descubrimos una forma de cristianismo muy ajena a la religión con la que estamos familiarizados. Nos encontramos ante extraños tratados esotéricos que llevan títulos como, por ejemplo, Hipóstasis de los arcontes y los Pensamientos de Norea. Los gnósticos eran psiconautas audaces que exploraban las últimas fronteras del espacio interior en busca de los orígenes y el sentido de la vida. Eran místicos y librepensadores creativos.

Los gnósticos creían en la reencarnación, honraban a la diosa Sofía y estaban inmersos en la filosofía mística de Platón. Gnósticos significa conocedores, y los llamaron así porque, al igual que los iniciados en los misterios paganos, creían que sus enseñanzas secretas tenían la facultad de impartir la gnosis: el conocimiento de Dios, un conocimiento directo y basado en la experiencia. Del mismo modo que la meta del iniciado pagano era convertirse en dios, los gnósticos pensaban que el objetivo del iniciado cristiano era convertirse en un Cristo.

Los gnósticos no mostraban interés por el Jesús histórico. La historia Jesús era para ellos lo mismo que los mitos de Osiris-Dioniso eran para los filósofos paganos: una alegoría que contenía enseñanzas místicas secretas y cifradas.

En verdad, los gnósticos eran los cristianos originales y una institución autoritaria se había apropiado de su misticismo anárquico para crear una religión dogmática, y luego había recurrido a procedimientos brutales para imponer el mayor encubrimiento de la historia.

Uno de los principales participantes en este encubrimiento fue un personaje llamado Eusebio que, a comienzos del siglo IV, se valió de leyendas y mentiras, así como de su propia imaginación, para recopilar la única historia de la Iglesia primitiva que ha llegado hasta nosotros.

Todos los historiadores posteriores se vieron obligados a basarse en las dudosas afirmaciones de Eusebio, porque, aparte de ellas, ha habido poca información de la que se pudiera hacer uso. Todo aquel que contemplase el cristianismo con una perspectiva diferente era tachado de hereje y eliminado. Por este motivo las falsedades que se recopilaron en el siglo IV han llegado hasta nosotros como si fueran hechos comprobados.

Eusebio estaba al servicio del emperador Constantino, que hizo del cristianismo la religión oficial del imperio romano y dio a los literalistas el poder que necesitaban para eliminar de forma definitiva el paganismo y el gnosticismo. Constantino quería «un sólo Dios, una sola religión» para consolidar su insistencia en «un solo Imperio, un solo emperador». Supervisó la creación del credo de Niega —el artículo de fe que todavía hoy se repite en las iglesias— y los cristianos que se negaban a aceptarlo eran desterrados del Imperio o silenciados de otra manera.

Al regresar de Nicea, este emperador «cristiano» hizo morir por asfixia a su esposa y asesinar a su hijo. Se abstuvo deliberadamente de bautizarse hasta que se encontró en su lecho de muerte, lo cual le permitió seguir cometiendo atrocidades y, pese a ello, recibir el perdón de los pecados y tener un lugar garantizado en el cielo al hacerse bautizar en el último momento. Aunque ordenó a su «encargado de propaganda», Eusebio, que redactase una biografía suya que fuese oportunamente obsequiosa, la verdad es que era un monstruo, exactamente igual que muchos de los emperadores romanos que le precedieron. ¿Resulta tan extraño que una «historia» de los orígenes del cristianismo creada por un empleado al servicio de un tirano sea una sarta de mentiras?


<center>-·[[Continuará]]·-</center>
<center>Imagen</center>
Avatar de Usuario
NECORA
Anunnaki
Anunnaki
 
Mensajes: 1142
Registrado: Vie Oct 10, 2003 6:25 pm
Ubicación: Toledo ( España )

Notapor walvaRo » Vie Oct 15, 2004 10:57 pm

No soy capaz de leer tanto sobre religión en una pantalla de PC... :(
"...pues aunque parezca imposible, los rasgos de tu cara empiezan a difuminarse en mi mente, como si todo hubiese sido un sueño bonito que se evapora con las primeras luces de la mañana..."
Avatar de Usuario
walvaRo
Baneado
Baneado
 
Mensajes: 823
Registrado: Jue May 27, 2004 9:57 pm
Ubicación: España

Notapor NECORA » Vie Oct 15, 2004 11:15 pm

Los Misterios Paganos

El paganismo es una religión muerta, o, para ser más exactos, una religión exterminada. No se apagó poco a poco hasta caer en el olvido. Fue suprimida y aniquilada activamente, sus templos y santuarios fueron profanados y demolidos, y sus grandes libros sagrados fueron arrojados a la hoguera. Ningún linaje a sobrevivido para explicar sus antiguas creencias.

En un principio “pagano” era un término despectivo que significaba habitante del campo y que usaban los cristianos para dar a entender que la espiritualidad de los antiguos era alguna superstición rural primitiva. Pero eso no es verdad. El paganismo fue la espiritualidad que inspiró la magnificencia sin igual de las pirámides de Gizeh, la exquisita arquitectura del Partenón, las legendarias esculturas de Fidias, las impresionantes obras de teatro de Eurípides y Sófocles, y la sublime filosofía de Sócrates y Platón.

La civilización pagana construyó vastas bibliotecas en las que se guardaban cientos de miles de obras de genio literario y científico. Sus filósofos naturales conjeturaban que los seres humanos habían evolucionado a partir de los animales. Sus astrónomos sabían que la Tierra es una esfera que, junto con los planetas, da vueltas alrededor del sol. Incluso habían calculado su circunferencia con un margen de error de un grado. Etc, etc, etc, ¿qué espiritualidad inspiró estos trascendentes logros culturales?

Los pensadores, artistas e innovadores de la antigüedad eran iniciados en diversas religiones conocidas por el nombre de misterios. Estos hombres y mujeres notables consideraron que los misterios eran la esencia de su cultura. El historiador griego Zoísmo escribe que sin los misterios los griegos no podríamos vivir porque los sagrados misterios mantienen unida a toda la raza humana. El eminente estadista romano Cicerón dice con entusiasmo

<center>"Estos misterios nos han llevado del salvajismo rústico a una civilización cultivada y refinada. A los ritos de los misterios se les llama “iniciaciones” y en verdad hemos aprendido de ellos los primeros fundamentos de la vida. Hemos adquirido la comprensión necesaria no sólo para vivir felizmente sino también para morir con mayor esperanza."</center>.

A diferencia de los rituales tradicionales de las religiones oficiales, cuyo objeto era reforzar la cohesión social, los misterios representaban una forma individualista de espiritualidad que ofrecía visiones místicas e iluminación personal. La iniciación era un proceso secreto que transformaba profundamente el estado de conciencia de quien aspiraba a ella. El poeta Píndaro revela que un iniciado en los misterios conoce el final de la vida y su principio, que es un don Dios.

[La concepción mística de que el final y el principio son Uno es un sentimiento que expresan muchos iniciados. """ O=1 """ ]

Lucio Apuleyo, poeta-filósofo, escribe sobre su experiencia de iniciación y dice que es un renacimiento espiritual que celebró como su cumpleaños, una experiencia por la que sentía una «deuda de gratitud» que «no esperaba poder saldar jamás». Platón, el filósofo más influyente de todos los tiempos, relata:

<center>"Contemplamos las visiones beatíficas y fuimos iniciados en el misterio que en verdad puede considerarse bienaventurado, y lo celebramos en estado de inocencia. Contemplamos visiones serenas, felices, sencillas y eternas, resplandecientes de pura luz .Platon, Fedro." </center>

Los grandes filósofos paganos eran los maestros iluminados de los misterios. Aunque hoy día es frecuente presentarlos como aburridos intelectuales «académicos», en realidad eran gurús enigmáticos. Empédocles, al igual que su maestro Pitágoras, era un taumaturgo carismático. Sócrates era un místico excéntrico propenso a súbitos éxtasis durante los cuales sus amigos lo encontraban mirando fijamente al vacío durante horas. Heráclito fue requerido por los ciudadanos de Éfeso a hacer de legislador, pero rechazó el ofrecimiento porque quería seguir jugando con los niños en el templo(1) . Anaxágoras escandalizó a los ciudadanos normales al abandonar por completo su granja para dedicarse exclusivamente a la «filosofía superior». Diógenes(2) no poseía nada y vivía en un tonel en la entrada de un templo. El inspirado dramaturgo Eurípides escribió sus tragedias más grandes durante retiros solitarios en una cueva aislada.

(1)Los niños huerfanos de Éfeso eran cuidados en el Templo de Artemisa, la Gran Madre de Asia Menor. A este templo donó Heráclito su famoso libro. El oso era el animal totémico de Artemisa, es probable que debido a us instinto materno ferozmente protector. A los niños del templo se les llamaba "oseznos".
(2)Diógenes y Eurípides eran discípulos de Platón y creadores de la filosofía cínica.

Todos estos sabios idiosincrásicos estaban empapados del misticismo de los misterios y lo expresaban en su filosofía. Olimpiodoro, uno de los seguidores de Platón, nos cuenta que su maestro parafraseaba los misterios en todas partes. Las obras de Heráclito tenían fama de oscuras e impenetrables incluso en los tiempos antiguos, y, pese a ello, Diógenes explica que son de una claridad cristalina para un iniciado en los misterios. Sobre estudiar a Heráclito escribe: «Es un camino difícil de seguir, lleno de tinieblas y penumbra, pero si un iniciado os acompaña, se vuelve más luminoso que el resplandor del sol.

En el centro de la filosofía pagana hay una percepción de que todas las cosas son Una.. Salustio declara: “Toda iniciación pretende unirnos con el mundo y con la deidad” Plotino describe al iniciado como alguien que trasciende su limitado sentido de sí mismo como un ego independiente que experimenta la unión mística con Dios.

No es extraño que el iniciado Sopatros hiciese esta poética reflexión: “Sali del salón de los misterios con la sensación de ser un desconocido para mi mismo”






<center>-·[[Continuará]]·-</center>
<center>Imagen</center>
Avatar de Usuario
NECORA
Anunnaki
Anunnaki
 
Mensajes: 1142
Registrado: Vie Oct 10, 2003 6:25 pm
Ubicación: Toledo ( España )

Notapor Pep Guardiola » Sab Oct 16, 2004 1:47 pm

Muy buen resumen Nécora. Basta decir que no hablamos de Costantino sino de San Constantino. Si este hombre fue santo, yo todavía tengo alguna posibilidad.

Es una pena que por culpa de la religión se perdieran, por ejemplo, las obras de Parménides y Heráclito que sólo conocemos por menciones de otros autores. Su influencia fue brutal pero sus libros desaparecieron como papel ardiendo. Tantas obras se han perdido que no sabemos hasta qué punto eran de sabios nuestros antepasados. Muchas veces nos sorprendemos de que fueran capaces de construir tal o cual cosa. Pero no olvidemos que nuestros ascendientes eran igual de listos que nosotros. Parece que el mundo ha empezado sólo en la era espacial...

El cristianismo católico es una religión hecha a base de piezas de puzzle de una manera improvisada. Mientras que los ortodoxos creían que Jesús no murió en la cruz, los católicos lo creían firmemente. Si pensamos que todos los apóstoles menos Pedro calificaban como la religión católica como " la enseñanza de los tontos" podremos tener una pequeña idea sobre el asunto.
Yacer en el suelo, habiendo sido atravesado en la lid por el agudo bronce, es decoroso para un joven, y cuanto de él pueda verse, todo es bello, a pesar de la muerte. (Homero)
Avatar de Usuario
Pep Guardiola
Atlante
Atlante
 
Mensajes: 594
Registrado: Mar Jun 15, 2004 12:38 pm
Ubicación: España

Notapor NECORA » Sab Oct 16, 2004 9:10 pm

Sin duda Pep, estoy de acuerdo contigo. Creo que nos sorprenderíamos de lo capaces que eran nuestros antepasados y de los conocimientos que alcanzaban a tener.

Desde niños se nos ha hecho ver que la antigüedad estaba plagada de hombres sin cultura alguna, dónde sólo algunos despuntaban por sus planteamientos filosóficos. Se nos hizo tener una imagen del ser humano totalmente distinta a la realidad. Eran poco más que bestias sin conciencia de sí mismos que lo único que buscaban era conquistar mundos.

Creemos que el hombre moderno es el descubridor de todo, que error más ciego. Cuando las cerdas de los cepillos retiran el polvo de restos tan antiguos como la escritura descubrimos asombrados que lo que se supo en 1600, o en 1700, o en el 1800 ya lo sabían aquellos cuyo restos pertenecen. Y entonces nos preguntamos por qué no llegó a nosotros. ¿Quién detuvo el tiempo en la evolución del conocimiento por más de 1.500 años?

En fin. Es una pena que todo aquel saber quedase reducido a cenizas producidas por el fuego del odio, la envidia y la ambición.

Aún queda mucho del libro que he comentado que iré resumiendo poco a poco aquí si lo quereis. Sencillamente es gratificante encontrar explicaciones convincentes, explicaciones "mundanas" a aspectos de los que uno duda, y más aún, saber el por qué de la existencia de ellos.

Como bien decía Merlin, el Mago, en Excalibur :" Desafortunadamente la perdición del hombre es el olvido".
<center>Imagen</center>
Avatar de Usuario
NECORA
Anunnaki
Anunnaki
 
Mensajes: 1142
Registrado: Vie Oct 10, 2003 6:25 pm
Ubicación: Toledo ( España )

Notapor NECORA » Dom Oct 17, 2004 12:01 pm

El espectáculo sagrado de Eleusis

¿En qué consistían estos misterios antiguos que podían inspirar un temor tan reverencial y una apreciación tan sincera? La religión mistérica se practicó durante miles de años y se extendió por todo el mundo antiguo bajo muchas formas diferentes. Unas eran frenéticas y otras, meditativas. Unas implicaban sangrientos sacrificios de animales, mientras que otras las presidían vegetarianos estrictos. En ciertos momentos de la historia los misterios fueron practicados abiertamente por poblaciones enteras y con la aprobación, o al menos la tolerancia, del estado. En otros momentos eran una actividad a pequeña escala y secreta, por miedo a la persecución de las autoridades hostiles. Sin embargo, el mito de un dios hombre que moría y resucitaba era fundamental en todas las formas de los misterios.

Los misterios griegos que se celebraban en Eleusis en honor de la diosa Gran Madre y del dios hombre Dioniso eran los más famosos de todos los cultos mistéricos. El santuario de Eleusis fue destruido finalmente por bandas de fanáticos monjes cristianos en 396 d.n.e., pero antes de este trágico acto vandálico los misterios se celebraron allí durante más de once siglos. (1) En el apogeo de su popularidad, gente de todo el mundo conocido entonces llegaba a Eleusis para ser iniciada: hombres y mujeres, ricos y pobres, esclavos y emperadores, incluso un brahmán de la India.

Cada año, unos treinta mil ciudadanos atenienses descalzos emprendían una peregrinación al lugar sagrado de Eleüsis, situado en la costa, para celebrar los misterios de Dioniso en otoño; Habían pasado varios días preparándose para este importante acontecimiento religioso, ayunando, ofreciendo sacrificios y sometiéndose a una purificación ritual. Los que iban a iniciarse avanzaban danzando por la «vía Sagrada» a Eleusis, acompañados por el ritmo frenético de los címbalos y los panderos, mientras hombres enmascarados se acercaban a ellos para maldecirlos e insultarlos, y otros les golpeaban con palos. A la cabeza de la procesión iba la estatua de Dioniso, que los animaba a seguir adelante. Después del baño ritual en el mar, desnudos, y de otras ceremonias de purificación, la multitud llegaba ante las grandes puertas del Telesterion, un enorme templo construido especialmente para la iniciación. Sólo podían entrar en él los pocos elegidos que ya habían sido iniciados en los misterios secretos o estaban a punto de serlo.

Todos los iniciados estaban obligados a jurar que guardarían el secreto, y tan sagrados eran para ellos los misterios que cumplían el juramento.

El hierofante, supremo sacerdote de los misterios, era un showman en sentido literal que orquestaba una representación dramática del mito sagrado terroríficamente transformadora. Él mismo vestía como el personaje principal: el dios hombre Dioniso(2).

Esta dramatización del mito de Dioniso es el origen de la tragedia y del teatro(3).

Al presenciar la impresionante tragedia de Dioniso, los iniciados en Eleusis participaban de su sufrimiento, su muerte y su resurrección, y de esta manera experimentaban una purificación espiritual llamada “catarsis” (4).

Los misterios no ofrecían dogmas religiosos para que simplemente se creyera en ellos, sino un mito en el que había que entrar. La iniciación no consistía en aprender algo, sino en experimentar un estado alterado de la conciencia. Plutarco, sumo sacerdote pagano, confiesa que los que habían sido iniciados no podían presentar ninguna prueba de las creencias que adquirían. Aristóteles sostiene que “No es necesario que los iniciados aprendan algo, sino que reciban impresiones y adquieran cierto estado de ánimo”. El filósofo Proclo dice que los misterios suscitan “una simpatía del alma con lo ritual de una manera que es ininteligible para nosotros y divina, de tal modo que algunos de los iniciados son presa del pánico, pues están llenos de temor divino; otros se asimilan a los símbolos santos, abandonan su propia identidad, se sienten a gusto con los dioses y experimentan la posesión divina”

(1)-Angus. Op. Cit., p. VII. Eleusis fue destruida por el godo Alarico con la ayuda de monjes critianos.
(2)-Kerenyi, op. Cit. P.55: El hierofante de Eleusis aparece como un Segundo Dionisio. La indumentaria del hierofante se tomó del actor en las tragedias de Esquilo, lo cual es testimonio de los vínculos estrechos que había entre los orígenes de los misterios y el nacimiento del teatro.
(3)-Que el teatro se formó a partir del culto de Dioniso es un hecho muy concido, pero cómo ocurrió no lo es tanto ni se ha investigado de forma adecuada. Gasset escribe: “La tragedia era una ceremonia religiosa ... La fe de los atenienses desconcierta a los estudiosos griegos, que son incapaces de reconstruirla. Mientras no la reconstruyan, la tragedia griega será una página escrita en un lenguaje del cual no poseemos ningún diccionario” Véase C.Kerenyi, 1976 p.315. Lo que sí sabemos es que el origen de la platea circular del teatro fueron las eras circulares que se utilizaban en la época de la recolección y que el teatro surgió de rituales populares muy extendidos que se celebraban en honor de Dionisio. W.K.C. Guthrie, 1952, p.32, ofrece pruebas de que la primera tragedia que se representó en honor de Dioniso fue de carácter mimético: un misterio acompañado de cantos. Así pues, es probable que dicha tragedia girase en torno a la muerte y el desmembramiento de dios..
(4)- Termino que significa purificación. Aristóteles, en la Poética, afirma que el resultado de la tragedia debería ser una purga (catarsis) de las emociones por medio de la lástima y el terror. Se cree que el poema de Empédocles “Catharmoi”, del cual se conservan algunos fragmentos intrigantes, era una liturgia de iniciación.


¿Por qué el mito que representaban los misterios tuvo un efecto tan profundo?


Enseñanzas secretas cifradas

En la antigüedad la palabra mythos no significaba algo que era «falso», como hoy en día. En apariencia, un mito era un relato entretenido, pero para los iniciados era un código sagrado que contenía profundas enseñanzas espirituales(5).Platón comenta: ”Al parecer, los que han creado ritos de iniciación para nosotros no eran necios, sino que en sus enseñanzas hay un significado oculto” (6a.). Y explica que ”los que han dedicado su vida a la verdadera filosofía son los que captarán «el significado oculto» que encierran los mitos mistéricos, y de esta manera se identificarán por completo con el dios hombre en una experiencia de iluminación mística“ (6b.)

Los antiguos filósofos no eran tan necios como para creer que los mitos mistéricos eran literalmente ciertos, pero sí lo bastante sabios como para reconocer que los mitos eran una introducción fácil a la profunda filosofía mística que encerraban los misterios. Salustio escribe:

<center>"El deseo de enseñar a todos los hombres la verdad de los dioses hace que los necios sientan desprecio, porque no pueden aprender, y que los buenos sean indolentes, mientras que ocultar la verdad por medio de mitos impide que aquéllos desprecien la filosofía y obliga a éstos a estudiarla".</center>

[Salustio, también escribe: Al universo mismo se le puede llamar mito, toda vez que los cuerpos y los objetos materiales son visibles en él, mientras que las almas y las mentes están ocultas.]

La misión de los sacerdotes y los filósofos de los misterios consistía en descifrar el significado espiritual que se ocultaba en las profundidades de los mitos mistéricos. Heliodpro, sacerdote de los misterios, explica:

"Los filósofos y los teólogos no revelan a los profanos los significados que hay enterrados en estas historias, sino que sencillamente les imparten una instrucción preliminar en forma de mito. Pero los que han alcanzado los grados superiores de los misterios son iniciados en la comprensión clara de los secretos del sagrado santuario, bajo la luz que despide la llameante antorcha de la verdad”

Los misterios se dividían en varios niveles de iniciación que poco a poco hacían que la comprensión del iniciado fuese cada vez más profunda. El número de niveles de iniciación variaba según las diferentes tradiciones mistéricas, pero, en esencia, el iniciado era llevado de los misterios exteriores, en los cuales interpretaba los mitos de forma superficial, como historias religiosas, a los misterios interiores, en los cuales los mitos se revelaban como alegorías espirituales. En primer lugar, el iniciado era purificado ritualmente. Luego se le impartían las enseñanzas secretas de una en una. (7) La etapa más elevada se alcanzaba cuando el iniciado comprendía el verdadero significado de las enseñanzas y finalmente experimentaba lo que Teón de Esmirna llama «amistad y comunión interior con Dios».

(5)-D. Fidler, 1993 p.6 “Las enseñanzas de las religions mistéricas se encarnaban característicamente en alegorías, mitos o imágenes simbólicas, tanto en forma de “historias didácticas” como de paradigmas básicos de la experiencia humana”..
(6a.)-Platón, Fedón, 69c.
(6b.) 69d: Como dicen los que comprenden los misterios:” Son muchos los que llevan el tirso, pero pocos los que llegan a ser bacantes” Llegar a ser uno con dios hombre era el objetivo de los misterios.
[Nota-Necora]- Esto me recuerda mucho a “ Son muchos los llamados, pero pocos los elegidos”.
(7)- P. Kingsley, 1995,p.367. Al principiante se le llamaba “mystae”, que quiere decir “ojos cerrados” y es la raíz de nuestra palabra “misterio” y “misticismo”. Los mystae eran los que aún no habían comprendido los misterios interiores secretos. Los iniciados del nivel superior recibían el nombre de “epoptae”, que significa “haber visto”. Los epoptae eran los que habían comprendido los misterios interiores.


<center>-·[[Continuará]]·-</center>
<center>Imagen</center>
Avatar de Usuario
NECORA
Anunnaki
Anunnaki
 
Mensajes: 1142
Registrado: Vie Oct 10, 2003 6:25 pm
Ubicación: Toledo ( España )

Notapor Arkantos » Dom Oct 17, 2004 3:37 pm

Esta genial Neco, gracias por compartirlo con nosotros, incluso se podría convertir en un artículo para MP.

Por lo visto no soy el único que piensa que tras la mitología se esconde un código que oculta celosamente verdades e historia.

Después de todo, ¿qué mejor forma podría existir para que una verdad codificada (mito) trascienda y se siga manteniendo durante miles de años, que incorporarla y adaptarla a las religiones de cada cultura y época?

Al menos que la historia se repita una y otra vez, y "alguien" adrede lo esté provocando con algún fin particular. Aunque en este caso surgirían más preguntas, como ¿Por qué? y ¿desde cúando?
Necesitas adquirir buen karma? Haz CLIC AQUI!
Avatar de Usuario
Arkantos
Khan
Khan
 
Mensajes: 8999
Registrado: Jue May 29, 2003 8:10 pm
Ubicación: El Desierto de lo Real.

Notapor Gabriel Garcia » Dom Oct 17, 2004 3:53 pm

Extraordinario, Nécora. No tu, sino tu informe :lol:
Gabriel Garcia
Baneado
Baneado
 
Mensajes: 1508
Registrado: Sab Oct 18, 2003 2:24 pm

Notapor NECORA » Dom Oct 17, 2004 9:53 pm

Uf! pues os va a gustar más aún, porque hay cosas de sumo interés.

Ya las iré poniéndo. Lo difícil es tratar de resumir, hay mucha información y datos. Creo que al final los autores del libro me denunciaran por copiar aquí integramente el texto :lol: :lol:

Sl2
<center>Imagen</center>
Avatar de Usuario
NECORA
Anunnaki
Anunnaki
 
Mensajes: 1142
Registrado: Vie Oct 10, 2003 6:25 pm
Ubicación: Toledo ( España )

Notapor NECORA » Lun Oct 18, 2004 12:09 pm

Los misterios internacionales

Los misterios dominaban el mundo pagano. Ninguna otra deidad está tan representada en los monumentos de la Grecia y la Italia antiguas como Dioniso, dios hombre de los misterios eleusinos. (1) Es una deidad con muchos nombres: Yaco, Basareus, Bromio, Euios, Sabacio, Zagreo, Yoneo, Lenaios, Eleutero, etc. Pero estos no son más que algunos de sus nombres griegos
.
Cinco siglos antes del nacimiento de Cristo, el historiador griego Herodoto, apodado «el padre de la historia», descubrió esto al visitar Egipto. En las orillas de un lago sagrado en el delta del Nilo presenció una fiesta enorme que se celebraba todos los años y en la cual los egipcios interpretaban un espectáculo dramático ante «decenas de miles de hombres y, mujeres» que representaba la muerte y la resurrección de Osiris. Herodoto era un iniciado en los misterios griegos y reconoció que lo que él llama «la pasión de Osiris» era el mismo drama que se representaba ante los iniciados en Eleusis como la pasión de Dioniso (2) .El mito egipcio de Osiris es mito principal del dios hombre mistérico y se remonta a la prehistoria. Su historia es tan antigua que se encuentra en textos de las pirámides que se escribieron hace más de cuatro mil quinientos años.


Al viajar a Egipto, Herodoto siguió los pasos de otro griego eminente. Uno de los primeros griegos que viajaron allí en busca de sabiduría antigua fue Pitágoras. La historia recuerda a Pitágoras como el primer «científico» del mundo occidental, pero, aunque es verdad que volvió de Egipto a Grecia con muchas teorías matemáticas, a sus contemporáneos les parecería cualquier cosa menos «científico» en el moderno sentido de la palabra. (3)

Al regresar a Grecia, empezó a predicar la sabiduría que había aprendido en sus veintidós años de estancía en los templos de Egipto, y a obrar milagros, resucitar muertos y pronunciar oráculos.

Inspirados por Pitágoras, sus discípulos crearon una religión mistérica griega cuyo modelo eran los misterios egipcios. Tomaron el dios indígena del vino, Dioniso, que era una deidad menor a la que Hesíodo y Homero prácticamente no habían hecho caso, y la transformaron en una versión griega del poderoso Osiris egipcio, dios hombre de los misterios. Con esto dio comienzo una revolución religiosa y cultural que haría de "Atenas el centro del mundo civilizado. (4) (5)


De la misma manera que los griegos sintetizaron a Osiris con su dios indígena Dioniso para crear sus propios misterios, otras culturas mediterráneas que adoptaron la religión mistérica también transformaron una de sus deidades indígenas en el dios hombre mistérico que muere y resucita. Así, la deidad que era conocida por el nombre de Osiris en Egipto y se convirtió en Dioniso en Grecia, se, llamaba Atis en el Asia Menor, Adonis en Siria, Baco en Italia, Mitra en Persia, etc. Tenía múltiples formas, pero era en esencia la misma figura perenne, a cuya identidad colectiva se hacía referencia con el nombre de Osiris-Dioniso. (6)

En Alejandría, por ejemplo, Timoteo fundió conscientemente a Osiris y a Dioniso con el fin de producir una deidad nueva para la ciudad llamada Serapis. También dio una explicación minuciosa del mito del dios hombre mistérico Atis. Lucio Apuleyo fue iniciado en los misterios egipcios por un sumo sacerdote que llevaba el nombre del dios hombre persa Mitra. Se acuñaron monedas con Dioniso representado en una cara y Mitra en la otra. Una autoridad moderna nos dice que «poseído por el conocimiento de sus propios ritos secretos», el iniciado en los misterios «no tenía ninguna dificultad para adaptarse a cualquier religión en boga».

Al igual que la religión cristiana que los suplantó, los misterios cruzaban las líneas divisorias nacionales y ofrecían una espiritualidad que tenía validez para todos los seres humanos, con idependencia de sus orígenes raciales o de condición social. Ya a principios del siglo V a.n.e. filósofos tales como Diógenes y Sócrates se llamaban a sí mismos "cosmopolitas", ciudadanos del cosmos.

Osiris-Dioniso y Jesucristo

Al comprender el mito alegórico del dios hombre mistérico, los iniciados adquirían conciencia de que, al igual que Osiris-Dioniso. también ellos eran «dios hecho carne». También eran un espíritu inmortal atrapado dentro de un cuerpo físico. Al participar en su resurrección, renacían espiritualmente y experimentaban su esencia eterna y divina. Ésta era la profunda enseñanza mística que el mito de Osiris-Dioniso encerraba para los iniciados en los misterios interiores, cuya verdad experimentaban directamente por sí mismos.
Defiriéndose a Osiris, el dios hombre de los misterios egipcios, sir Wallis Budge, que era conservador de antigüedades en el Museo Británico, explica:
<center>Los egipcios de todos los períodos que conocemos creían que Osiris era de origen divino, que fue asesinado y mutilado a manos del poder del mal, que después de una gran lucha con estos poderes volvió a alzarse, que en lo sucesivo fue el rey del infierno y el juez de los muertos, y que como había vencido a la muerte, también los justos podían vencerla.

Representaba para los hombres la idea de un hombre que era a la vez Dios y hombre, y tipificó para los egipcios de todas las épocas el ser que a causa de sus sufrimientos y muerte como hombre podía simpatizar con ellos en su enfermedad y su muerte. La idea de su personalidad humana también satisfacía sus ansias y anhelos de comunión con un ser que, si bien era en parte divino, tenía mucho en común con ellos mismos. Al principio consideraban a Osiris como un hombre que vivía en la Tierra como ellos, que comía y vivía, que sufrió una muerte cruel, que con la ayuda de ciertos dioses triunfó sobre la muerte y alcanzó la vida eterna. Pero lo que Osiris hacía ellos también podían hacerlo.
</center>

Estos son los temas clave que caracterizan los mitos de todos los dioses hombre mistéricos. Lo que Budge escribe sobre Osiris podría decirse igualmente de Dioniso, Atis, Adonis, Mitra y los demás. También describe al dios hombre que muere y resucita de los judíos, Jesucristo. Al igual que Osiris-Dioniso, Jesucristo también es Dios encarnado y Dios de la resurrección. También promete a sus seguidores el renacimiento espiritual si participan en su divina pasión.


(1)-C.Kerenyi reitera el lamento de Nietzche de que “incluso hoy en el campo de lo dionisíaco está por descubrir virtualmente todo”.
(2)-Herodoto, Historia, 197, Libro 2, 172 “Es a orillas de este lago donde de noche actúan los egipcios en lo que ellos llaman sus misterios, la pasión de aquel ser cuyo nombre no quiero pronunciar”. Como todos los iniciados en la religión histérica griega, Herodoto había hecho voto solemne de guardar los secretos de la “religión”, pero en Egipto se encontró con que celebraban los mismos ritos a la vista de todos. Por tanto, suele mostrarse críptico de forma deliberada o guarda un silencio elocuente que sólo comprenderían otros iniciados. Herodoto debió de quedar estupefacto al ver una representación pública del mismo drama que en Eleusis se representaba en el más riguroso secreto para unos pocos elegidos. Escribe crípticamente: “Todos los detalles de estas representaciones me son conocidos, pero no quiero decir nada más”.
(3)- Eliano nos habla de la corona de oro de Pitágoras, de su túnica y sus pantalones blancos. Algunos estudiosos han interpretado que era la indumentaria tradicional de un poeta jonio, pero W. Burkert, 1972, p.165, señala que “exactamente con la misma indumentaria, el dios más alto, señor de la muerte y la resurrección, aparece en la liturgia de Mitra. Es probable, pues, que la descripción del atuendo de Pitágoras tenga por objeto presentarlo como iniciado. G. Dálviella, 1981,p.114 dice que era el vestido tradicional de los iniciados en los misterios y que más adelante lo llevarían los catecúmenos cristianos al bautizarse.
(4)-En Homero, Dionisio aún no es un dios del Olimpo. En el friso del Partenón ocupa su lugar entre los dioses sentados.
(5)- Véanse Jámblico, Vida de Pitágoras, y Porfirio, Vida de Pitágoras, en The History of Philosophy. Los seguidores de Pitágoras fundaron comunidades religiosas dedicadas a la «vida órfica» en el sur de Italia en el siglo VI a.n.e. Hombres y mujeres eran admitidos en términos de igualdad, se compartían todos los bienes y los neófitos hacían un voto de silencio que duraba cinco años. Los pitagóricos se levantaban al amanecer para rendir culto al sol naciente, pasaban el día entregados al estudio filosófico y las prácticas religiosas, y durante la cena en común se leían las escrituras sagradas. Eran vegetarianos estrictos, vestían de blanco y practicaban el celibato. Estas costumbres recuerdan claramente las de los monasterios medievales, pero esta semejanza no es casual. San Antonio, el fundador del primer monasterio cristiano, era pitagórico, y creó su comunidad monástica tomando por modelo las comunidades pitagóricas de Crotona, en el sur de Italia. Véase H. Lietz-mann, 1961, Libro 4, pp. 136 ss.
(6)- . Osiris-Dioniso es el nombre que más útil resulta para comprender la naturaleza del dios hombre mistérico. Herodoto afirma que los ritos de Dioniso se derivan de los de Osiris y que «Osiris es Dioniso». En el siglo i a.n.e., Diodoro lo confirma diciendo: «El rito de Osiris es el mismo que el de Dioniso y el de Isis se parece mucho al de Deméter; sólo los nombres se han intercambiado, y el castigo de los que no son justos en el Hades, los Campos de los Justos y las concepciones fantásticas, que eran muy corrientes; todas estas cosas las introdujo Orfeo imitando las costumbres fúnebres de los egipcios». Plutarco, en el siglo n d.n.e., también afirma de modo inequívoco que «Osiris es el mismo que Dioniso», véase Plutarco, Isis y Osiris, 35. Walter Burkert, destacada autoridad en materia de religión griega, escribió en 1977: «Hasta qué punto el mito y el culto mismo del Dioniso que mora bajo tierra y la creencia en la bienaventuranza y en los castigos en el otro mundo dependen del culto egipcio de Osiris sigue siendo desde el principio una pregunta que debe hacerse seriamente». Véase W. Burkert, 1985, p. 298.
<center>Imagen</center>
Avatar de Usuario
NECORA
Anunnaki
Anunnaki
 
Mensajes: 1142
Registrado: Vie Oct 10, 2003 6:25 pm
Ubicación: Toledo ( España )

Notapor geovannysantana » Lun Oct 18, 2004 12:48 pm

Muy bueno NECORA, unos de los grandes misterios de la humanidad lo es y lo seguirá siendo Jesus. Esperaré ansioso tus otros resúmenes.
"No hay bala que maté la verdad cuando la defiende la razón"
Avatar de Usuario
geovannysantana
Guru del Misterio
Guru del Misterio
 
Mensajes: 280
Registrado: Vie May 14, 2004 9:20 am
Ubicación: República Dominicana

Notapor andyz » Lun Oct 18, 2004 1:30 pm

Grande Profe!!!! :shock:
Por casualidad, no lo tienes en formato word o PDF???
Porque esto es para tenerlo todo!!!
:ojo: Andyz-Enki=An-Ki=Cielo-Tierra!
Avatar de Usuario
andyz
Mysterynauta Gold
Mysterynauta Gold
 
Mensajes: 1622
Registrado: Vie Ago 22, 2003 4:26 pm
Ubicación: Nibiru-Argentina

Notapor geovannysantana » Lun Oct 18, 2004 3:36 pm

Buena observación Andyz, sería interesante tenerlo guardado en el disco o como dijo Arkantos que pase a formar parte de los articulos de MysteryPlanet.
"No hay bala que maté la verdad cuando la defiende la razón"
Avatar de Usuario
geovannysantana
Guru del Misterio
Guru del Misterio
 
Mensajes: 280
Registrado: Vie May 14, 2004 9:20 am
Ubicación: República Dominicana

Siguiente

Volver a Mitología

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado



cron